La mirada que me salva

Tú eres la mirada

que me conoce,

que me sana,

que sabe verme

con buenos ojos,

que me acaricia

y no se me clava.

 

La mirada que

no me mira

de arriba a abajo.

Sino de frente,

a la cara.

 

La mirada

que nunca se aparta,

que no me juzga

ni me amenaza.

 

Una mirada que

si me ha visto,

cómo no va acordarse,

y que sabe leer

entre pestañas.

 

Tú eres la mirada

que me salva,

y en la que veo,

claramente,

el reflejo de mi alma.

Soledad del Cañizo

Ilustración: Bernadette López- Evangile et Pinture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *